viernes, 30 de enero de 2015

Ventajas de ser funcionario

oposiciones funcionarios
Cuando se tiene que decidir qué camino profesional se va a escoger pueden barajarse muchas opciones y hacer inclinar la balanza hacia un lado u otro en función de las preferencias de cada uno. Trabajar en la empresa privada tiene muchas ventajas. La carrera profesional que se puede desarrollar en ella no presenta límites, aunque hay que tener en cuenta que en este entorno no siempre la calidad del trabajo y dedicación es lo que cuenta, en ocasiones las relaciones personales tienen mucho qué decir a la hora de conseguir un ascenso.




Escalar posiciones dentro de la Administración Pública


Dentro de la esfera de la función pública en ocasiones también funciona, pero hay algo que si se decide ser funcionario va a condicionar toda la carrera profesional que se pueda desarrollar hasta el momento de la jubilación. Se trata del cuerpo y grupo de pertenencia. A diferencia de lo que ocurre en la empresa privada, que se puede ascender desde abajo, en la Administración Pública las normas son otras. Es cierto que se puede realizar, pero es a base de seguir preparando oposiciones.

La pertenencia al grupo condiciona las posibilidades de promoción de tal forma que tanto sueldo como plazas están limitadas por un intervalo que determina cual es el nivel mínimo y el nivel máximo de las plazas que los determinados cuerpos de funcionarios pueden ocupar. Esto implica que si no se realiza el cambio de grupo toda la carrera profesional se limita a esos niveles permitidos para el grupo al que se pertenece. La única forma de ocupar plazas con mayores responsabilidades y mejor retribuidas es preparando de nuevo oposiciones.

Existen mecanismos dentro de la función pública para la promoción interna. Se pueden solicitar becas para conseguir una licencia por estudios, se imparten cursos desde las distintas administraciones para que sus funcionarios puedan promocionar, se facilitan los ejercicios que se tienen que superar si se intenta acceder desde el turno de promoción interna. Todas son medidas destinadas a favorecer la carrera profesional de los funcionarios, pero en la práctica estas medidas tienen un índice de eficacia muy bajo.

Una carrera profesional con mucho esfuerzo


La carrera profesional de los funcionarios no es fácil, requiere de un constante esfuerzo que se traduce en muchas horas de estudios. En ocasiones tampoco puede resultar conveniente en un primer momento, ya que los incrementos de sueldo y responsabilidades que se producen al cambiar de cuerpo no son muy altos. Lo interesante del cambio de cuerpo es el campo de posibilidades que abre ya que posibilita el acceso a puestos dentro de un intervalo mayor de niveles. Con tiempo y esfuerzo se puede ver recompensado el tiempo dedicado a la superación profesional dentro de la Administración Pública.

Más información sobre oposiciones a funcionarios.