lunes, 30 de enero de 2017

El futuro de MUFACE

asistencia sanitaria funcionarios
Todavía son muchos los funcionarios que pertenecen a la Mutualidad de Funcionarios Civiles del Estado, aunque cada vez son menos. Esta opción de mutualidad nunca ha sido voluntaria, por lo que los funcionarios que tienen Seguridad Social, es porque ya no se les ha dado la opción de cotizar a MUFACE. A lo largo de los años se ha ido viendo como esta mutualidad cada vez tiene menor robustez y como el envejecimiento de la plantilla de funcionarios está afectando negativamente a los ingresos y los gastos de la mutualidad.



Asistencia sanitaria de los funcionarios


Actualmente la Mutualidad de Funcionarios Civiles del Estado cuenta con un colectivo de casi 1 millón y medio de personas. De ellos, 1 millón son funcionarios y medio millón son beneficiarios. La mayoría de estos funcionarios y sus familiares han optado por la asistencia sanitaria a través del concierto con las entidades médicas privadas. Son pocos los que escogen como entidad médica el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Otra situación distinta es la de los funcionarios que se encuentran destinados en zonas rurales, donde en cada una de ellas se plantea una solución diferente.

De todas formas, la queja más generalizada por parte de los funcionarios es que cada día la asistencia sanitaria que recibe en las entidades sanitarias privadas es de peor calidad. Es una queja habitual de estas entidades las primas tan bajas que cobran de MUFACE por los servicios prestados a sus mutualistas. De las informaciones que se desprenden de los comunicados de los sindicatos, en las reuniones que mantienen con MUFACE es uno de los temas que están siempre sobre la mesa y por el que se está luchando para mejorar la calidad del servicio prestado.

Además de las prestaciones de asistencia sanitaria, MUFACE también cubre otra serie de situaciones mediante un sistema en el que tras presentar las facturas correspondientes, el funcionario puede recibir una parte del gasto médico realizado. Son del tipo de ayudas para prótesis dentales, gafas, lentillas, prótesis ortopédicas y otras ayudas. El presupuesto con el que la mutualidad cuenta para estos conceptos, en los últimos años también se ha ido viendo muy recortado, por lo que otro frente abierto es conseguir que el nivel de cobertura sea por lo menos similar a antes de la crisis económica.

Receta electrónica en el futuro


Otro aspecto que forma parte del catálogo de la entidad es la modernización de sus sistemas y procedimientos. Actualmente no existe receta electrónica, se hace en papel y es el propio funcionario el que tiene que proporcionársela al médico. Está en proyecto la implantación de la receta electrónica que además llevaría aparejada la historia clínica digital. Así mismo se ve que la sede electrónica de la entidad está siendo objeto de mejora, para conseguir un mayor número de accesos de los funcionarios y una mayor funcionalidad.

Más información sobre sistema de protección de los funcionarios.